La congelación del cerebro es como una resaca: arrepentimiento instantáneo, seguido de más helado.