La congelación del cerebro es como una resaca: arrepentimiento instantáneo, seguido de más helado.


Una porción de pastel parece mucho más razonable que comer cinco barras de helado. ¡Te tenemos cubierto!